La identidad corporativa es el conjunto de herramientas visuales utilizadas para comunicar y materializar los valores de una marca. De ella depende, en gran parte, la percepción que el público tiene de nuestra empresa. Por eso, tenemos que cuidarla, teniendo muy presente que es nuestra carta de presentación.

Contar con una identidad corporativa correctamente desarrollada nos permite potenciar nuestra marca, que sea reconocida y recordada más fácilmente por los clientes y distinguirnos visualmente de la competencia u otras empresas.

Paso 1: La Estrategia

El paso inicial en el desarrollo de la identidad de una empresa consiste en realizar una serie de estudios y reflexiones para definir la estrategia de comunicación. Tendremos en cuenta algunos aspectos como:

  • ¿Con qué adjetivos deseas ser percibido por tu público (sólido, confiable, agresivo, irreverente, tecnológico, frío, generoso, elegante, jovial, etc.)?
  • ¿Con qué tipo de lenguaje vas a hablar con tu público (formal retador, familiar, popular)?
  • ¿Con qué tipo de empresas quieres que te relacionen?
  • ¿Qué tipo de canales de contacto deseas establecer con tu público (presencial, e-mail, telefónico, redes sociales)?
  • ¿Qué tipo de contenido generas / compartes?
  • ¿Qué se puede esperar de ti?

En esta fase es importante diferenciar entre el producto que ofreces y lo que quieres vender. Tenemos que tener muy presente esto último. Por ejemplo, Nike hace ropa deportiva, pero vende mucho más que ese producto. Vende un estilo de vida, una cultura del deporte y una actitud conocida como “Just do it” (Hazlo).

Paso 2: El diseño

Cuando hablamos de identidad corporativa lo primero que nos viene a la cabeza es el logotipo de la empresa. Es evidente que es una parte importante de la identidad visual, pero no la única. Son muchas las herramientas que conforman la identidad de una empresa: la papelería (tanto en papel como en soporte digital), la señalética, el vestuario, así como los productos de merchandising (generados como regalos para clientes y proveedores).

Además, con el desarrollo de las tecnologías de la información, el abanico de herramientas visuales corporativas se ha incrementado: el sitio web, los boletines electrónicos, la firma de correo, las redes sociales...

Todos estos elementos tienen que ser coherentes entre sí y comunicar el mismo mensaje, transmitiendo fielmente lo que previamente hemos definido en la estrategia de comunicación.

 

En Parnet, empresa especialista en soluciones en Internet, también desarrollamos proyectos globales de identidad corporativa. Contacta con nosotros y te ayudaremos a comunicar correctamente los valores de tu empresa para mejorar la imagen que el público tiene de ella.

¿Necesitas ver ejemplos? En nuestro portfolio podrás ver algunos de nuestros últimos trabajos.